Reflejo

Dramaturgia: Teatro ILUcIÓN.
Dirección: Claudio Vidal Albornoz.
Elenco: José Salinas, Paolo Caballería, Marcela Molina, Camila Oyarzo, Rodrigo Reyes, Víctor Ureta.
Producción: Teatro ILUcIÓN.

Reseña:

…tengo unos zapatos rojos bajo mi almohada…

Reflejo es protagonizada por un grupo de muchachos que viven de sueños y pasatiempos, los sueños se interesan por cómo se ven, se espera tener la aprobación de quienes les rodean pero, sobre todo, los que sienten que viven en un mundo donde los adultos esperan de ellos tengan un comportamiento que no siempre va acorde con su forma de ser. Para los personajes la vida no es fácil: sienten que necesitan ser escuchados, quieren que los ayuden y, en cambio, son agredidos e ignorados de varias maneras.

Una puesta en escena con un texto visual, donde la escasez de la palabra va colocando en jaque al espectador tratando de diluir lo que los personajes van interpretando en escena, luego podrán notar que son ellos los reflejados y la incomodidad de ser puestos en el escenario hará que finalmente la obra puede tener el canal de comunicación.

Utilizando la técnica de TEATRO ORGÁNICO del que podríamos hablar que es una estética del dolor. Entonces, apegándonos al precepto, diríamos, una poética del dolor en el actor, siempre que ajustemos nuestra mirada a lo irracional para interpretar, libremente, las consecuencias del término en éste, el actor. Al decirlo orientamos nuestras ideas hacia lo que está fuera de orden. Esto es, pensar en un ininteligible orden de ideas o en un elemento que permita percibir la realidad en otro lenguaje. Lo que, al mismo tiempo, resulta molesto, más aun donde el efecto de repetición del movimiento queda en claro en este trabajo teatral.